Los 15 momentos que nos dejó los Oscar 2015

Por Jon Burgoa | @Jon_Burgoa

La 87ª edición de los Oscar acabó proclamando a Birdman, una de las revelaciones del año, como la mejor película del 2014, sucediendo en honor a 12 años de esclavitud. Amparada por el guiño de los Independiente Spirit del día anterior, la película de Alejandro González Iñárritu, nombre que en Estados Unidos sigue siendo impronunciable, arañó 4 estatuillas, entre ellas Mejor director, Mejor guión original y Mejor fotografía, en una gala soporífera, lenta y muy predecible con un maestro de ceremonia como Neil Patrick Harris que no consiguió que su show fuera legen… espera un momento… dario. ¿Predecible? ¿Falló él? ¿El guión de la organización?

La celebración del domingo simbolizó el ascenso hispano por segundo año consecutivo y la caída a los infiernos de una apuesta arriesgada -y necesaria- como Boyhood, la aventura equinoccial de Richard Linklater rodada en doce años de la que salvó el honor Patricia Arquette. Ganadora del Globo de Oro y del BAFTA, favorita de los críticos y de las casas de apuestas -así es-, la mastodóntica Boyhood era no solo la historia de la transformación de sus personajes, también lo era de los Estados Unidos, escenario que crece y sufre su propia evolución social, política (la transición Bush-Obama) y cultural. ¿Se cometió un error imperdonable? La Academia ya tiene unos cuantos en su hoja de presentación, y muchos así lo consideran. No obstante, ese análisis se escapa de esta entrada. El daño ya está hecho, y no queda sino mirar hacia adelante, hacia la próxima edición, con los ecos de Hero (Family of the Year) sonando de fondo. In memoriam.

Además de lo pesaroso que se hizo la gala, va a pasar como otra más predecible, sin sobresaltos, y de paso sin photobombs de Benedict Cumberbatch, selfies de por medio y pizzas en el patio de butacas. Quizá algún desliz como el momento dedicado a los fallecidos este año (Lauren Bacall, Robin Williams, Richard Attenborough…), que se pasaron por alto incluir a la comediante Joan Rivers, fallecida el pasado 4 de septiembre de 2014. No fue la única, Elaine Stritch (17 de julio), Richard Kiel (10 de septiembre), el malvado Tiburón de James Bond, Jan Hooks (9 de octubre) o Taylor Negron (10 de enero de 2015) también fueron olvidados por la Academia. La 87ª edición ha dejado con buen sabor de boca, más o menos, a todas -las ocho- nominadas a Mejor película, cada una con diferente reparto del pastel, de las que destacaron El gran hotel Budapest, que se llevó también cuatro estatuillas (el más colmado, por fin, Alexandre Desplat, que hacía doblete) y Whiplash, con tres Oscar y un inigualable J.K. Simmons. Sin embargo, toda gala deja algo para el recuerdo. Además del palmarés, que se puede consultar aquí, la la gala dejó estos 15 momentos para enmarcar.

1. Neil Patrick Harris

A pesar de que, en conjunto, su actuación no va a quedar entre las más destacadas, su comienzo en escena fue muy recordado a su paso por los Tony. Un número musical que dejó paso a una presentación que destacó por su llamada de atención a unos premios falta de diversidad. “Esta noche Hollywood honra a lo mejor y a lo más blanco… lo siento, más brillante”, fue una de las frases que llevaron al aplauso generalizado en el Teatro Dolby de Los Angeles. Un arranque que aseguró ser improvisado y que dejó otras perlas como la referida al protagonista de Sherlock. “Benedict Cumberbatch no es solo el nombre más impresionante del mundo del espectáculo. También es el sonido que se obtiene cuando se le pregunta a John Travolta que pronuncie Ben Affleck”.

2. J.K. Simmons

Sí. El profesor excéntrico al que interpretaba acabó contento consiguiendo su jodido y esperado tempo. La nominación del estadounidense por Whiplash era las más claras tras su victoria en los Globos de Oro y los BAFTA. Fue el primer ganador en recoger el Oscar de la noche, y en su discurso de agradecimiento tuvo sinceras palabras para sus padres. “Llamad a mamá y a papá”. El actor instó a la audiencia y a los espectadores para llamar a sus padres. “No lo hagáis mediante un SMS ni un correo electrónico. Llamadles por teléfono. Decidles que les queréis y darles las gracias. Escucharles a ellos por el tiempo que os han dado”. Un discurso muy personal en el que Simmons recordó la figura de sus padres. Directo y al corazón.

 3. “He ganado. Es mi momento. Déjenme”

Kevin Winter / Getty Images
Kevin Winter / Getty Images

Eso debía pensar el cineasta polaco Pawel Pawlikowski, ganador del Oscar a Mejor película de habla no inglesa por Ida. Los Oscar, al igual que otros premios, permiten a cada ganador cierto tiempo para sus discursos de agradecimiento, y llegado cierto momento, deben finiquitar y subir la música. Bueno, no todos siguen esa regla, Pawlikowski es un ejemplo de ello. Empezó a agradecer y agradecer a familiares, familiares lejanos, productores, distribuidores y demás elenco de la película que parecía no acabar jamás. La organización tuvo que salir al paso y subir la música para “invitarle” a acabar, pero es lo que tiene ganar un Oscar, que es un momento que hay que aprovechar hasta el final, y Pawlikowski lo hizo, aunque no se oyera bien a sí mismo en las frases finales.

4. La panadería del barrio patrocina este Oscar

Craig Sjodin / ABC
Craig Sjodin / ABC

El director británico Mat Kirkby ganó el premio al Mejor cortometraje de ficción por The Phone Call. Y, claro, al subir estaba pletórico de alegría. Fue su gran noche, que diría Raphael, y debía contárselo a todo el mundo. “Este Oscar significa que ahora podré conseguir un donut gratis en la panadería de mi barrio”. Los asistentes ojipláticos, los telespectadores intercambiándose miradas de incredulidad. ¿Había pasado lo que había pasado? Sí, había pasado. Claro está, Kirkby dedicó después a su familia, amigos y al equipo que hizo posible el proyecto el Oscar, pero las prioridades son las que son, y un donut gratis bien vale estar por delante del resto. ¿Cómo sabrán para ser tan importantes?

5. “Everything is awesome”, salvo alguna cosa

Y esa cosa fue la no presencia de La LEGO película -casi 500 millones de recaudación a sus espaldas- entre las nominadas a Mejor película de animación. Una sorpresa mayúscula de la que ya nos hicimos eco con las nominaciones en enero, y que contó con la discrepancia de su codirector, Philip Lord, que lo asumió a su manera en las redes sociales. La Academia, por lo contrario, dio una particular visión del purgatorio al dejar a la cinta de animación con una nominación a Mejor canción original por Everything is awesome, que no acabó ganando. La puesta en escena, una de las más originales y sorprendentes -joder, ¿pero has reparado en Batman?- dejó detalles como la entrega de estatuillas LEGO de los Oscar. Oprah, Steve Carell y Emma Stone fueron algunos de los galardonados de estos premios de juguete. Un toque de atención a la Academia estadounidense entretenido y sutil. El consuelo quedó en Europa, donde los BAFTA sí le dieron el máximo reconocimiento.

6. NPH y el homenaje crossover

Tras uno de los parones de la noche, la cámara enfocaba al escenario y ahí faltaba Neil Patrick Harris. ¿Dónde estaba? La cámara pasa entre bambalinas directa al backstage hasta encontrarse a Harris semidesnudo y con un albornoz que se le ha quedado enganchado en la puerta. Si nadie reconoce este guiño, es un homenaje a Riggan Thomson, el personaje de Michael Keaton en Birdman, que debe andar en calzoncillos en un asombroso plano secuencia por Time Square. En este caso, Harris camina por un pasillo en el que se agolpan periodistas y fans, mientras suena de fondo un acompañamiento de percusión que interpreta Miles Teller, el protagonista de Whiplash, al que NPH zanja con la frase clave de J.K. Simmons. De vuelta al ruedo, los vítores de los asistentes le reciben en uno de los momentos más recordados de la gala.

7. Patricia Arquette y EL discurso de los Oscar

Boyhood solo acabó arañando el Oscar a la Mejor actriz de reparto, honor que fue a parar para Patricia Arquette, quien también ganó el Globo de Oro y el BAFTA por el papel de una madre luchadora. Su discurso fue uno de los más duros y reivindicativos de la gala -y de algunas ediciones que se recuerdan- en el que defendió que es el momento “para tener una igualdad salarial de una vez por todas, y la igualdad de derechos para las mujeres en los Estados Unidos de América”. Ese culmen del discurso hizo que el público la ovacionara, y el momento más exaltado del mismo lo protagoniza la veterana Meryl Streep, quien aplaudió, vitoreó y contestó a Arquette desde su asiento. La dama de hierro fue, sin quererlo, la protagonista de la noche y de diversos memes posteriores.

8. Selma. La palpante emoción

El año pasado, la Academia eligió a 12 años de esclavitud como Mejor película. Un filme que muchos aseguraron era necesario no solo llevar a cabo, también mostrar en las escuelas para dar a conocer a las futuras generaciones la situación de la esclavitud y de la injusticia de los afroamericanos en el pasado. Este año se presentaba Selma, una crónica política sobre el activista Martin Luther King Jr., a quien daba vida David Oyelowo, en defensa de los derechos civiles marchando de Selma hacia Montgomery (Alabama) en 1965, lo que llevó al presidente Lyndon B. Johnson a aprobar la ley sobre el derecho al voto de los ciudadanos de color. La película ganó el Oscar a Mejor canción original por Glory, escrita por John Legend y cantada por el rapero Common. A una perfomance que representaba la manifestación en el puente de Selma le sucedió su victoria en la categoría. La canción, poderosa, tocó la fibra sensible de gran parte del teatro, entre ellos a Oyelowo y al actor Chris Pine.

9. La carantoña de John Travolta a Idina Menzel

Fue uno de los momentos más comentados. John Travolta salía al escenario junto a la actriz y cantante Idina Menzel, voz de Elsa en Frozen -sí, volvamos a tararear el Let it go-. En lugar de llamarla por su nombre, John pronunció algo así como “Adele Dazeem”. La cosa hubiera quedado en anecdótico de no ser por lo que vino después, una carantoña de Travolta que dejó extrañados, estupefactos y anonadados a los espectadores, más aún tras ver la cara de cobra que buscaba hacerle ella. Travolta había sido invitado al escenario de los Oscar para burlarse de la metedura de pata del año pasado que la propia Menzel hizo de él, cuando lo presentó como “Glom Gazingo.” Travolta salió, dio a Menzel un abrazo, y le dijo: “me lo merecía.” Luego, torpemente, acaba acariciándole el rostro mientras le decía “Tú, tú, mi amor, mi hermosa, mi maldad talentosa, Idina Menzel”. Tranquilos que estaba todo preparado, según supimos más tarde. Donde esté el momentazo Bryan CranstonJulia Louis-Dreyfus de los pasados Emmy…

10. Los nervios de Terrence Howards

El actor, actual protagonista de la serie de la FOX Empire, consiguió extrañamente emocionarse durante la presentación que debía hacer de las nominadas a Mejor película Whiplash, Descifrando Enigma y Selma. “Nuestra próxima película”, empezó, antes de detenerse en una pausa dramática. “Nuestra próxima película es increíble”, dijo, para echarse a reír y volver a detenerse. Estas pausas las explicó momentos después el propio Howards, quien aseguró estar muy impresionado. “Viendo esto podríais pensar que estaba audicionando para un drama que quería una parte. Pero no, solo iba a presentarles el clip de Descifrando Enigma“.

11. Lady Gaga y Julie Andrews. Sonrisas y lágrimas cincuenta años después

Entrábamos en la última hora de los Oscar. El sopor ya era palpable no solo entre los espectadores y televidentes, también entre los periodistas que cubrían el acto. Faltaban casi una decena de premios por entregar y se veía que se retrasaría -qué novedad- un año más. Tras un nuevo parón, Lady Gaga, quien fue Trending Topic por su peculiar atuendo en la alfombra roja -desde los guantes de limpiar hasta de cocinar meta con Heisenberg, rezan algunas parodias-, subió al escenario para homenajear a Sonrisas y lágrimas, la película ganadora del Oscar dirigida por Robert Wise que este año cumple medio siglo. Su interpretación de The sound of music nos levantó del letargo en el que íbamos entrando, y ya despertamos totalmente cuando apareció la propia Julie Andrews, emocionada, quien abrazó a Gaga y la felicitó por la actuación.

12. El discurso de Graham Moore

Descifrando Enigma, la historia de Alan Turing, padre de la computación moderna, acabó llevándose el Oscar a Mejor guión adaptado, escrito por el guionista estadounidense Graham Moore. Su discurso, otro de los más emotivos de la noche, fue sincero, directo y conmovedor. Dedicó el premio a todos aquellos que se sintieran como extraños en el mundo y circunstancias que viven. Moore, quien se sinceró al declarar que intentó suicidarse cuando tuvo 16 años. ”Me gustaría que este momento fuera para aquella chica que ahora se siente como si fuese la rara o diferente del lugar y que sienta que no encaja en ninguna parte. Tranquila. Todo saldrá bien”. Sus sentidas demandas se ganaron la ovación en pie del público.

13. La emoción de Eddie Redmayne

La teoría del todo llevó a la gran pantalla, de la mano de Eddie Redmayne y Felicity Jones, la historia de Stephen y Jane Hawking. Un biopic british que tenía en la baza de Redmayne la mejor opción de triunfar dada la complejidad de su personaje. Así lo avalaron los Globos de Oro y los BAFTA, y entre él y Michael Keaton iba a estar el juego. Finalmente, la Academia valoró la caracterización del astrofísico y Eddie Redmayne subió al escenario eufórico, casi fuera de sí. Su discurso de agradecimiento se venía alternando con monosílabos y emotivos “wow” que daban cuenta de que aquello era algo que no esperaba. “Este Oscar pertenece a todas las personas que por el mundo están luchando contra la ELA [Esclerosis lateral amiotrófica]. Es de una familia excepcional: Stephen, Jane y sus hijos. Yo seré un custodio. Cuidaré la estatuilla, le sacaré brillo, estaré atento a lo que necesite”, comentó. La gala de los Oscar interrumpió la luna de miel de Redmayne y su esposa Hannah Bagshawe, pero la pausa bien merece la pena.

14. A la quinta va la vencida, Moore

Ya le tocaba a Julianne Moore subir al estrado de los Oscar a recoger su necesaria estatuilla. Han pasado casi veinte años desde aquella Boogie Nights de Paul Thomas Anderson en la que fue nominada por su papel de la actriz porno Amber Waves. Desde 1997 hasta 2015, su carrera profesional ha ido in crescendo, y con cada película a sus espaldas ha dado prueba de su validez docta de interpretación. El gran Lebowski, Hannibal, Las horas o Los chicos están bien son algunos de los ejemplos destacados de su amplia carrera en los últimos años. A sus 54 años de edad, Moore se quita por fin la etiqueta de la mejor intérprete de su generación sin un Oscar. Más vale tarde que nunca. Y más por su papel en Siempre Alice, en el que interpretaba a una profesora afectada por el Alzheimer. “Ojalá esto ayude a que tengan más visibilidad y en el futuro se encuentre una cura”, dijo emocionada antes de dedicarle el premio a Richard Glatzter, codirector del filme y afectado también por el ELA. Moore cierra con este Oscar un gran año que le ha valido el reconocimiento en Toronto, en los Globos de Oro y en los BAFTA, sin olvidar su paso por Cannes, donde se hizo con el galardón a Mejor actriz por su papel en Maps to the Stars, curiosamente otra crítica más sobre el lado oscuro de Hollywood.

15. Sean Penn, Birdman y la inesperada virtud de liarla en el escenario

Alejandro González Iñárritu venía de recibir de las manos de Ben Affleck el Oscar a Mejor director, el segundo consecutivo para un mexicano tras Alfonso Cuarón por Gravity. Seis años sin ganar un estadounidense en la categoría, desde Kathryn Bigelow por En tierra hostil en 2009, algo inaudito. Llegaba la hora de poner el broche de oro y algunos venían a presagiar que Boyhood se llevaría la última parte del botín. Sean Penn debía entregar el premio. Tras presentar las ocho nominadas, el momento de abrir el sobre se hizo eterno. ¿Qué pasó? Una pausa incómoda y larga tras la cual Penn aprovechó para liarla parda en el escenario comentando “¿Quién le ha dado a este hijo de puta la tarjeta verde?”. El guiño bromista hacia Iñárritu, productor de Birdman, que se hacía de esa manera también con el galardón a Mejor película. Twitter ardió en pocos minutos ante el comentario bromista del actor y director, que Iñárritu se tomó a bien, ya que son amigos desde hace varios años. De no haberlo sido, ¿qué hubiera pasado?

Con todo ello Birdman se alzaba ganadora de la noche, pero dejaba tras de sí algunos derrotados morales. Más allá de Edward Norton y Emma Stone, el bajón emocional vino en la categoría de Mejor actor protagonista, que acabó ganando Redmayne, quien rivalizaba Michael Keaton, en la interpretación que era su redención profesional. No nos dimos cuenta entonces bien, pero horas más tarde acabamos viendo ese momento en el que Keaton guardaba en la chaqueta de su traje un papel con el hipotético discurso de aceptación del Oscar una vez que se proclamó ganador a Redmayne.

Así terminaba la 87ª edición de los premios Oscar, con pocas sorpresas sobre las tablas, con una puesta en escena que dejaba mucho que desear y con algunas nominaciones deseadas rotas por la Academia. No obstante, hay que mirar hacia adelante buscando quiénes serán los protagonistas de la 88ª edición. Nuevos proyectos en preproducción, otros en marcha y unos cuantos en postproducción ya. Todo y mucho más, aunque poco a poco saldrán nombres a la palestra, y a poco de acabar estos últimos Oscar ya destacamos tres: Eddie Redmayne, que no para y podría regresar por su papel de Lili Elbe/Einar Wegener en The Danish Girl, proyecto dirigido por Tom Hooper (El discurso del rey) en el que encarnará al primer transexual operado de la historia en Europa. La incombustible Meryl Streep, que vuelve al apartado musical tras Mamma Mia! e Into the Woods para meterse en la piel de una rockera en Ricki and the Flash, y, por último, Rihanna. La cantante de Barbados podría pegar la campanada con alguna nominación el año que viene a Mejor canción original por Towards the Sun, compuesta para Home, la película de animación de DreamWorks que puede apuntarse al carro de las nominaciones a Mejor película de animación junto al spin off de Los minions e Inside Out, la próxima de Pixar y Disney.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s