Malos tiempos para ser corresponsal

Por Raquel Zas, @raquelzas. OPINIÓN

Son muchos los periodistas que han sido asesinados en Siria haciendo ejercicio de su profesión, desde que en 2011 estalló la guerra civil. Ahora se ha convertido en el estado más peligroso para los corresponsales de guerra. Las cifras son escalofriantes si miramos para atrás. Un total de 1.576 profesionales de la información han muerto desde 1992, y la cifra de secuestros ha aumentado un 129% en 2013.

Como estudiante de periodismo internacional, muchos pensamientos se me pasan por la cabeza. Tengo claro que aquel que decide ese camino es consciente de los riesgos, ¿pero hasta qué punto los periodistas se han convertido en carne de venganza? ¿Son los medios de comunicación un enemigo a exterminar? Estoy seguro de que todo aquel que decide ir a la trinchera con lápiz y papel aún a riesgo de peligrar su vida, son auténticos ejemplos de amor, pasión y vocación por su trabajo. Personas cuya única intención es contar de verdad lo que está pasando, para que los occidentales, acomodados en nuestros sofás abramos los ojos a una espantosa realidad a la que la que somos muy ajenos. Pero aquí, dentro de nuestra zona de confort, miramos para otro lado. Son muchos los casos de injustos asesinatos a periodistas que caen en el olvido, y muchos otros que permanecen secuestrados y que nunca llegan a ver la luz en los medios.

Imagen del video en el que James Foley fue ejecutado.
Imagen del video en el que James Foley fue ejecutado.

Pero aquel 19 de agosto de 2014 una terrorífica imagen invadió los televisores de medio mundo. Una escena de tal brutalidad que encogió los corazones de todos los que habíamos permanecido ajenos a aquel desastre. James Foley contenía en su rostro todo el horror que sus ojos habían visto, segundos antes de ser decapitado sin piedad por un miembro de la yihad. El drama del trabajo periodístico tenía ojos y cara, que además eran las de un estadounidense, así que en esta ocasión sí tuvo verdadera repercusión.

Trece días después de lo ocurrido con James Foley, el Estado Islámico divulgó otra filmación, esta vez tristemente protagonizada por el periodista estadounidense Steven Sotloff. El último caso reportado ha sido la reciente muerte del periodista Kenji Goto, capturado junto a otro compatriota japonés. El Estado Islámico pidió por la vida de ambos 200 millones de dólares, pago que no se efectuó en el plazo programado. Su muerte ha puesto en duelo nacional a Japón y en las redes sociales ha motivado la creación de la campaña #IAMKENJI, que busca sensibilizar a la opinión pública sobre esta tragedia.

“Cierro mis ojos y espero. Si grito o enloquezco será el fin. Se parece a una oración. El odio no es para los humanos. El juicio le corresponde a Dios. Es lo que he aprendido de mis hermanos y hermanas árabes”, tweet de Kenji Goto del 7 de septiembre de 2010, que se ha convertido en viral en homenaje al periodista.

Dos ciudadanos se suman a la campaña #IamKenji
Dos ciudadanos se suman a la campaña #IamKenji

Parece que poner nombre, apellidos y vida a una realidad tan cruda ha despertado la reacción de las masas. Sobre todo, si esa realidad era cercana. El reciente atentado a la redacción francesa de la revista satírica Charlie Hebdo puso en pie de guerra a millones de personas. Pero a una guerra más honrada, donde la libertad de expresión y la integridad periodística son las armas contra un fanatismo desalmado e irracional.

Si hay algo positivo que se pueda sacar de estas desgracias es que el mundo se ha dado cuenta de una realidad manifiesta en la profesión periodística. Los profesionales de este sector se han convertido en moneda de cambio de gobiernos enfrentados, de títeres de organizaciones que no tienen ningún tipo de piedad. Como si nuestra vida no valiese nada. La vida de alguien que sólo quería estar presente, para transmitir las injusticias que suceden en el mundo.

Portada del número que publico la revista Charlie Hebdo después del atentado del 7 de enero.
Portada del número que publico la revista Charlie Hebdo después del atentado del 7 de enero.

Espero que a partir de ahora se empiece a valorar una profesión que es algo más que un artículo o una fotografía impactante. Que es mucho más que morbo, mucho más que una agenda de medios controlada por la prensa occidental. Porque cuando aquí eso deje de ser noticia, ellos seguirán allí.

Pero somos los propios profesionales los que tenemos que reflexionar sobre todo eso. Tenemos que darnos cuenta del poder que tenemos en nuestras manos, y de lo que puede desencadenar un simple artículo. Por ello, tenemos que hacer un buen uso de ese potencial, tener coraje y tratar la noticia como merece ser tratada. Sin edulcorantes, sin influencias, sin subjetividad. Y sobre todo, hacer que transcienda, que todo lo que pasa por nuestros ojos no pase desapercibido.

El periodismo es “el perro guardián de la democracia”, como se la ha calificado desde hace mucho. Proteger a los periodistas es proteger la voz de todos pero sobre todo, de quienes menos oportunidad tiene de hacerse oír.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s