Libertad condicional para el mayor verdugo del apartheid

Eugene de Kock comparece ante la Comisión de Verdad y Reconciliación en Pretoria. Julio de 1998. Foto: Walter Dhladhla (AFP)
Eugene de Kock comparece ante la Comisión de Verdad y Reconciliación en Pretoria. Julio de 1998. Foto: Walter Dhladhla (AFP)

El Ministro de Justicia de Sudáfrica, Michael Masutha, ha anunciado en rueda de prensa la concesión de la libertad condicional para Eugene de Kock, y ha argumentado que se hace “en aras del desarrollo de la nación”.
De Kock lideraba un batallón de asesinos de élite que perpetró más de 100 asesinatos y otras tantas torturas contra activistas y opositores negros durante el régimen del apartheid.

Era conocido como ‘el mal supremo’. Eugene de Kock fue coronel de un escuadrón que torturaba y después asesinaba a activistas de raza negra durante el sistema de apartheid en Sudáfrica (1948-1992).
Ahora la Justicia sudafricana le ha concedido la libertad condicional, y abandonará la cárcel en breve. En palabras del Ministro de Justicia, Michael Masutha, la liberación de De Kock se hace “para contribuir al desarrollo de la nación”, y por haber expresado su arrepentimiento por los crímenes que cometió.
Arrestado cuando Nelson Mandela llegó al poder, a De Kock se le impuso una pena de dos cadenas perpetuas más 212 años de cárcel por asesinato, secuestro y torturas reiteradas, entre otros delitos. Ha cumplido 20 años del total de la condena.
El anuncio de su puesta en libertad ha suscitado una encendida polémica en una sociedad que aún recuerda con viveza el régimen de segregación impuesto por la minoría blanca en Sudáfrica, y cuestiona la sinceridad de su arrepentimiento.
Se cree que De Kock ha sido el mayor responsable de las muertes y las torturas perpetradas en los últimos 20 años de apartheid, como parte de sus esfuerzos por asegurar la supremacía de la raza blanca. Por eso, la opinión que tanto negros como blancos comparte hoy es la de que continúe cumpliendo la condena que se le impuso originalmente.

La ominosa trayectoria de Eugene de Kock

Un cartel de 1989 en la Playa de Durban indicaba que el baño solo estaba permitido a “miembros del grupo de raza blanca”. Foto: licencia Creative Commons.
Un cartel de 1989 en la Playa de Durban indicaba que el baño solo estaba permitido a “miembros del grupo de raza blanca”. Foto: licencia Creative Commons.

De Kock tiene ahora 66 años, y durante su carrera dirigió una estructura paramilitar llamada C1, encargada de asesinar a los activistas y opositores más comprometedores para la pervivencia del apartheid.
Trabajaba para los servicios secretos sudafricanos en labores de “contrainsurgencia”. Su centro de actuaciones, la granja de Vlakplaas, fue el escenario de torturas y asesinatos contra miembros destacados del Congreso Nacional Africano (ANC por sus siglas en inglés), que fue el partido que lideró Nelson Mandela y con el que consiguió hacerse con el poder en 1994, una vez abolido el sistema de segregación racial.
El ‘Auschwitz sudafricano’ se encontraba a tan solo 20 kilómetros del centro del Gobierno racista en Pretoria. Según confesó De Kock, las autoridades conocían con detalle lo que allí ocurría. Frederick W. de Klerk, último presidente del apartheid, conocía las torturas que De Kock y sus hombres ejecutaban a diario. De Klerk recibió el Nobel de la Paz junto a Nelson Mandela en 1993.
En una entrevista de 2007, el responsable de este ‘escuadrón de la muerte’ señaló al expresidente De Klerk: “tiene las manos manchadas de sangre”.
En 1995 se creó una Comisión de la Verdad y la Reconciliación para sacar a la luz los crímenes cometidos por ambas partes durante el largo conflicto racial. Esa misma comisión fue la que tomó declaración a De Kock, que durante todo el procesó, consternó a Sudáfrica con su detallado relato de tortura y muerte. Confesó haber cometido más de 100 asesinatos, otras tantas torturas y fraude; y posteriormente colaboró con las nuevas autoridades sudafricanas para localizar los restos de sus víctimas. Por ese motivo y por su declarado, aunque cuestionado, arrepentimiento, la Comisión concedió a De Kock una amnistía por la que será puesto en libertad en los próximos meses
.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s