El lujo de desconectar

FOMO: Fear of missing out. El acrónimo anglosajón para el “miedo a perderse algo” fue acuñado a principios de los 2000, coincidiendo con la burbuja de las puntocom, pero no ha sido hasta ahora cuando las sociedades de los países desarrollados parecen haberse dado cuenta de que el fenómeno afecta a buena parte de sus ya hiperconectados ciudadanos. No solo a los adolescentes -nativos digitales- que socializan a través de Internet y prácticamente nacieron con un smartphone bajo el brazo, sino también a los adultos.

Se trata de un fenómeno ligado a la constante atención a la pantalla, pero no acaba ahí: el problema reside en acudir demasiado a esas redes sociales que existen detrás de ella, ideadas para mantener el contacto, salvar la distancia y, en fin, facilitar las relaciones sociales. Cualquier lugar -especialmente los asientos del metro- parece haber devenido en el espacio perfecto para sacar el móvil y sumergirse en la contemplación de lo que hacen los demás. O, mejor dicho, lo que comparten en sus redes.

Personas mirando su móvil en el metro. Crédito: tech.co
Personas mirando su móvil en el metro. Crédito: tech.co

Además del FOMO, la marea de información emitida por medios y blogosfera en la Red es imposible de abarcar individualmente y a muchos les hace sentirse infoxicados. Es otro nuevo término surgido en los últimos años y con el que está bastante familiarizado el mundo periodístico, donde impera crearse una identidad digital, una reputación online y conseguir la mayor difusión posible. Es decir, estar siempre conectado, consumiendo y produciendo información. Ambos problemas, síntomas de la sobreutilización de la tecnología y las redes, pueden repercutir directamente en la productividad o las relaciones sociales.

En un mundo globalizado en el que, en líneas generales, el acceso a Internet se está democratizando y el número de cibernautas sigue una tendencia ascendente -aunque, como se puede observar más abajo, todavía son porcentajes muy bajos de población los que tienen acceso en África y en el sur de Asia-, fenómenos como el FOMO o la infoxicación tan solo son una anécdota en comparación con el impacto real que lo digital tendrá en nuestras vidas.

Acceso a Internet en el mundo. Crédito: World Bank.
Acceso a Internet en el mundo. Crédito: World Bank.

Por supuesto, existe un impacto negativo, y ejemplo de ello son el ciberfraude o los delitos cibernéticos, tendencias al alza de la era digital. Pero Internet es un caldo de cultivo para los negocios y hasta para la política. Las posibilidades que abre la Red en la vida pública y en la privada son amplias y, por ello, será necesario para los Estados tomar decisiones más allá de las que ya toman respecto a sus límites y su gestión en ámbitos como la educación, la libertad de expresión o el código penal. No obstante, toda esta integración carga con una cuestión de fondo. Cuanto más recurramos a la Red, más profunda se volverá la dependencia hacia esa misma tecnología creada para mejorar nuestra calidad de vida. ¿Será posible volver a llevar una vida analógica, aguantar sin utilizar dispositivos, sin estar interconectados?

Impacto de Internet en Estados Unidos. Crédito: Bloomberg Business.
Impacto de Internet en Estados Unidos. Crédito: Bloomberg Business.

Quizás la respuesta se encuentre en un fenómeno que viene a contrarrestar el FOMO: el JOMO, Joy of missing out.  Y es, precisamente, en este “gozo de perderse las cosas” donde el mundo de los negocios parece haber encontrado un nicho de mercado que colonizar bajo la bandera del digital detox.

Surgida como una moda, la “desintoxicación digital” consiste básicamente en dejar de utilizar los dispositivos electrónicos, como el smartphone o el ordenador, para reducir los niveles de estrés en sus usuarios y que recuperen así la interacción social en el mundo físico. Algo que a primera vista parece tan sencillo como apretar el botón de apagado tiene un precio que algunos están dispuestos a pagar. Pero, por suerte, todavía podemos permitirnos el lujo de desconectar. Y además, gratis.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s