China, ¿reminiscencia de la época maoísta?

Sara Díaz @sadiaz3 /Opinión

Casi 40 años han pasado desde el fin de la Gran Revolución Cultural (1966-1976), una campaña liderada por el líder del Partido Comunista chino (PCch), Mao Zedong, dirigida contra altos cargos del partido e intelectuales a los que el Gran Timonel y sus seguidores acusaron de traicionar los ideales revolucionarias y seguir el camino capitalista.

Concretamente, Mao concibió esta estrategia para desacreditar al ala más progresista dentro del Partido,  tras las críticas que había recibido por sus desastrosas políticas en el Gran Salto Adelante (1958-61).

vía infobae.com
Mao Zedong, fundador del Partido Comunista chino (PCch) /vía infobae.com

No obstante, todo parece indicar que China ha decidido volver la vista atrás y aferrarse a los valores de la época maoísta con las nuevas medidas instauradas por el gobierno de Xi Jinping tras su llegada al poder en 2012.

El presidente chino ha abanderado una política más represiva que sus antecesores, sobre todo en materia de censura y ha impuesto un estricto veto a toda producción cultural sospechosa de cuestionar su autoridad.

El pasado diciembre, el Gobierno chino anunció en un comunicado que los artistas e intelectuales del país deberán vivir una temporada-al menos un mes- en comunidades rurales o zonas de producción minera para “redescubrir” los valores del socialismo.

También  un centenar de periodistas, presentadores y directores de programas televisivos serán llevados a trabajar a zonas habitadas por minorías étnicas, a las fronteras o a “áreas que contribuyeron a la victoria en la guerra revolucionaria”  que llevaron al poder al Partido Comunista en 1949.

Sin embargo no parece que sea una idea original de Xi Jinping, sino una vuelta a los valores maoísta, cuando el fundador del régimen,  Mao Zedong, envió a millones de intelectuales a “reeducarse” con los campesinos.

Las universidades chinas también son el punto de mira de esta campaña. El Ministerio de Educación de China adelantó hace unos días que elaborarán unas directrices para poner “el marxismo a la vanguardia” y prohibirá los libros de texto en las aulas que promuevan los valores occidentales, es decir, aquellos en discordancia con las ideas del régimen comunista.

ap
AP

Estas medidas son un claro reflejo de la campaña ideológica del presidente Xi Jinping, explicó al diario hongkonés South China Morning Post, Zhang Xuezhong, un ex profesor asociado de la Universidad de Ciencia Política y Derecho del este de China, despedido el año pasado por criticar el sistema político de la potencia asiática.

En opinión del profesor, Xi es mucho más estricto que su antecesor y no está satisfecho con los “esfuerzos ideológicos” realizados por las universidades desde el comienzo de su mandato, por lo que esta iniciativa permitirá que las instituciones amordacen a los profesores jóvenes, más “susceptibles” de la influencia de Occidente.

Otras voces van más allá y señalan que estas medidas suponen el “ renacimiento de la Revolución Cultural”, como es el caso de Hu Xingdou, economista de la Universidad de Tecnología de Pekín, para quien  “la oposición a todos los pensamientos y culturas extranjeras es la tendencia ideológica más izquierdista desde la reforma y apertura de Deng Xiaoping”.

via The Telegraph
via The Telegraph

“Esto va a provocar más conflictos en la ideología”, agregó Hu, quien cree que la “censura” de los valores occidentales podría significar el fin de algunas carreras de Ciencias Sociales porque muchos conceptos, sobre todo en la economía, proceden de Occidente.

Precisamente para evitar la entrada de ideas “contrarrevolucionarias”, China lanzó en 2003 el llamado “gran cortafuegos chino”, un protocolo que bloquea páginas web y filtra los resultados en los buscadores y ha logrado lo  que inicialmente era impensable: poner diques al mar digital en el país con más internautas del planeta.

Bajo el mandato de Xi Jinping, China ha cercado el control sobre el uso de internet: series de ficción censuradas, usuarios detenidos, y ahora, restricciones sobre las redes privadas virtuales (VPN), servicios de pago para conectarse a servidores de otros países y así poder acceder a páginas no permitidas en China como Twitter, Facebook o Gmail.

Pero si existe una medida que ha acrecentado la popularidad del mandatario, es la campaña de la lucha contra la corrrupción, utilizada, según dicen algunos expertos, “como arma política para infundir miedo a sus oponentes”, un hecho, de que nuevo, hace refrencia a antiguas prácticas llevadas a cabo en la Gran Revolución Cultural.

Por el momento, solo el tiempo dirá si este conjunto de medidas que evocan inevitablemente a tiempos del Gran Timonel le salen rentables al mandatario y cual es la dirección que el gigante asiático tomará a partir de ahora: una viaje permanente al pasado o una nueva visión de futuro.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s