La necesidad de legislar el aborto en Chile

Chile cuenta con un Código Penal que data de 1896 y en el cual se legisla el aborto. El país suramericano es uno de los más restrictivos acerca de la interrupción del embarazo, a la cual condena y prohíbe bajo todas sus formas. Sin embargo, el Gobierno de Bachelet ha vuelto a lanzar el debate acerca de una reforma que autorice el aborto en casos específicos.

“Es necesario despenalizar el aborto para que las mujeres no pongan en riesgo su vida, para evitar el lucro, y hacer que desaparezca el sentimiento de culpa”. Así lo afirma la Doctora Adela Montero, Directora del Centro de Medicina Reproductiva y Desarrollo Integral del Adolescente (CEMERA) de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile y ginecóloga infanto-juvenil. Según ella, es necesaria una reforma que por lo menos legisle el concepto de aborto, ya que hoy en día ni siquiera eso existe.

Efectivamente, es necesario establecer determinados aspectos que resuelvan dudas que se plantean. Hoy por hoy, no está permitido interrumpir el embarazo aunque se sepa que el feto va a fallecer al nacer, y tampoco se permite en caso de riesgo vital para la mujer. Por lo tanto, llegamos a preguntarnos cuán ético es no permitir un aborto terapéutico o una interrupción del embarazo en casos tan extremos como el de la violación.

EPSON DSC picture

Por estas razones, Claudia Pascual, ministra directora del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), anunció en el mes de mayo del año pasado una reforma que implica la despenalización del aborto en Chile en determinados casos. Esa reforma es la que la presidenta Michelle Bachelet presentó al Congreso el pasado mes de enero y que suscitó tanta polémica. Y es que, hoy en día, el Código Penal establece en el artículo 344 lo siguiente: “La mujer que causare su aborto o consintiere que otra persona se lo cause, será castigada con presidio menor en su grado máximo.
Si lo hiciere por ocultar su deshonra, incurrirá en la pena de presidio menor en su grado medio”. Sin embargo, “desde los años 30 rigió el artículo 119 del Código Sanitarios (confirmado en diciembre de 1967), el cual estipulaba que: ‘sólo con fines terapéuticos se podrá interrumpir un embarazo y que, para proceder, se requiere la opinión documentada de dos médicos cirujanos’. En otras palabras, la práctica del aborto terapéutico era legal”, según informa el estudio de Pamela Eguiguren, titulado “Aborto Terapéutico: una demanda urgente”. Efectivamente, en 1989, durante la dictadura de Pinochet, se derogó el aborto terapéutico, convirtiendo cualquier tipo de aborto en ilegal.

“¿Es ético llegar a un embarazo avanzado cuando hay riesgo en la vida de la mujer y cuando ella no quiere seguir con el embarazo? Sobre todo porque al final la interrupción del embarazo se va a realizar de todas formas…”, se pregunta la Doctora Montero. Y es que esto supone un peligro vital para la mujer, y “ellas ni siquiera tienen la posibilidad de decidir”. Adela Montero explica que esta situación conlleva un problema ya que “se vulneran los derechos de las mujeres, se arriesgan vidas y además hay un problema de equidad, porque suelen ser las mujeres con menos recursos las que se complican por abortos mal realizados”. También en casos de violación o aunque el feto vaya a morir al nacer está prohibido por ley abortar. Estos casos, además, aportan consecuencias psicológicas para la mujer, que ha de seguir adelante con el embarazo a pesar de saber que su bebé va a morir nada más dar a luz. “La mujer es una víctima del sistema” declara Montero.

aborto

Según el Informe Anual de Derechos Humanos en Chile publicado en 2013, “pese a su ilegalidad, se estima que los abortos provocados en Chile alcanzarían a 70.000 al año”. Lidia Casas, autora de dicho Informe y abogada e investigadora del centro de Derechos Humanos de la Universidad Diego Portales, considera que la penalización del aborto viola los Derechos Humanos. También ha sido declarado un atentado a los Derechos Humanos por parte de Organizaciones Internacionales como Human Rights Watch, cuyo director de la sección americana, José Miguel Vivanco, declaró que “el país debe ajustar su legislación y práctica a estándares internacionales y eso supone que la mujer tenga el derecho para decidir la interrupción del embarazo cuando se den las condiciones para un aborto terapéutico”.

Por estas razones, los grupos pro aborto terapéutico aplauden el proyecto de ley presentado por Bachelet; ley que prometió sacar dentro de su programa electoral cuando llegó al poder en 2014. Sin embargo, sigue habiendo muchos colectivos en contra de cualquier forma de aborto. Chile es un país muy conservador, y sectores como el religioso tienen mucho poder e influencia y son los primeros en oponerse a esta ley. Muchos médicos se oponen a esta práctica y han decidido no realizar abortos aunque salga adelante la ley y se legalice el aborto terapéutico, para ello han lanzado un manifiesto con el hashtag #nadiesobra. Por mucho que salga adelante el proyecto, la sociedad del país tendrá que cambiar drásticamente su forma de ver y pensar.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s