El futuro que nos espera

Por Nora Benito – Opinión

La democracia tiene responsabilidades profundas con aquellos que habitan en ella. Y su mayor responsabilidad es, por supuesto, la educación, la distribución del ingreso, que nadie pase hambre, que nadie sea analfabeto y posibilidades de trabajo para todos. Si la democracia no puede dar esto… Y bueno, está fallando algo”. Jean Paul Sartre

 

No son aventureros. Son EMIGRANTES. Sí, con mayúsculas. Los españoles vuelven a ser emigrantes de nuevo. Porque no hay expectativas, no hay trabajo, no hay futuro.

Dejar atrás el hogar, la siempre bondadosa comodidad de la familia, no es fácil. Que se lo digan a los más de 340.000 jóvenes que se estima que han cruzado ya las fronteras desde que comenzó la crisis en busca de un futuro mejor. La falta de oportunidades ha hecho que seis de cada diez jóvenes españoles se planteen migrar al extranjero para encontrar una salida laboral. En realidad, en busca de un futuro. Sin calificativos. Y la historia se repite, ya son muchas generaciones marchándose de España. Es un goteo incesante: se calcula que emigran varios miles de jóvenes cada semana.

Porcentajes de tasa de paro por tramos de edades en el cuarto trimestre de 2014. Fuente: INE
Porcentajes de tasa de paro por tramos de edades en el cuarto trimestre de 2014. Fuente: INE

Personas que tienen nombres y apellidos: licenciados en Derecho, médicos, ingenieros, arquitectos, periodistas… que suelen dirigir sus miradas y destinos a lugares como Reino Unido, Francia o Alemania. La mayoría de estos jóvenes se marchan viendo su situación como algo temporal, hasta que pasen los peores momentos de la crisis. Pero ¿y si no es así? ¿Estamos condenados al desempleo en España? Desempleo juvenil que de manera preocupante ya ronda el 50 por ciento.

España se vanagloria de ser un país líder en múltiples aspectos: las mejores fiestas, las playas preferidas por los turistas y la tasa de paro juvenil más alta de la Unión Europea (¡la más alta!).

Hace apenas unos días saltaba una más de las tristes noticias a las que estamos acostumbrados: los contratos de menos de un mes para menores de 30 años representaron entre enero y noviembre de 2014 el 38,8 por ciento del total, cuando siete años atrás esta cifra era del 23,7 por ciento. ¿Qué ha ocurrido desde entonces? La respuesta es clara: precariedad, desilusiones, paro y emigración. Los recortes en investigación han obligado a los jóvenes a emprender una fuga sin precedentes: una huida que seguro traerá consigo consecuencias en el futuro.

¿Un país en el que la única alternativa para los jóvenes es encadenar contratos de prácticas es un país desarrollado? La revolución digital ha sido la salida para muchos de los que se han quedado, pero ¿pasa por aquí la solución?

Valores absolutos de parados por grupo de edad desde 2010. Fuente: INE
Valores absolutos de parados por grupo de edad desde 2010. Fuente: INE

Se trata de un problema global y es urgente tomar medidas. Según la Organización Internacional del Trabajo, el desempleo juvenil a nivel mundial se cifró en 2009 en el 13 por ciento, lo que se traduce en 81 millones de jóvenes; un aumento de 7,8 millones desde 2007, antes de que estallara la crisis. España supera este porcentaje con creces.

Son jóvenes. Tienen todo por ganar y nada que perder. Porque a los 25 no hay nada que frene. Son nuestros hijos y nuestras hijas, descendientes de una generación de luchadores. ¿Qué futuro nos espera? Piénsenlo.

 

Fuente imagen destacada:  Jose Ramirez en Flickr

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s