“Errare humanum est. Tuiteare humanum est.”

Por Jaime A. G. Cinca – Opinión  @Jaume_Cinca

Es un hecho, el mal uso de las redes sociales por parte de determinados políticos puede generar conflictos indeseados, o como mínimo, la metedura de pata da para hacer chistes. Errar es humano y rectificar de sabios, muchos de los que han hecho de la gestión pública y la política su profesión, después de hacer comentarios airados – casi siempre fruto de la emoción- o cometer algún tipo de desliz, se retractan y piden disculpas por lo descuidado del carácter de sus palabras y actos. Subterfugios en 140 caracteres. El aforismo o máxima “errare humanum est”, vastamente extendido y articulado por todo aquel que se justifica una vez cometido “un descuido”, cobra una nueva dimensión gracias a estos canales de comunicación.

Por otro lado, Twitter, La red social microblogging que cuenta con millones de usuarios en todo el mundo ofrece grandes posibilidades para la creación y difusión de greguerías. Si Ramón Gómez de la Serna viviera y fuera usuario activo, contaría por millares sus seguidores, y quién sabe si superaría a líderes del “Show Busisness” político. El perfil de Mariano Rajoy  cuenta con más de setecientos mil seguidores, lejos aún de los más de cincuenta y cuatro millones de adeptos que tiene el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Al hilo de lo anterior, otra idea muy presente en este tiempo es “errar en Twitter es noticia si eres político”. Esta sentencia de propio cuño multiplica su certeza si el que comete la equivocación es un reconocido o notorio gestor público o político. Un ejemplo, proviene de un tuit publicado por la presidenta de Argentina, Cristina Elisabet Fernández de Kirchner (@CFKArgentina) en una visita a China en el que hacía una nimia burla sobre el modo en que los chinos pronuncian el español, y decía así: “Más de 1.000 asistentes al evento… ¿Serán todos de ‘La Cámpola’ y vinieron sólo por el aloz y el petlóleo?”.

Dicho comentario provocó reacciones como era previsible. Si la Presidenta de Argentina hubiera hecho ese comentario -chascarrillo sin intención de burla- en un círculo cerrado de amistades o diplomáticos, no trascendería de ahí, y como mucho recibiría como respuesta sonoras carcajadas de gente cercana. ¿Qué ocurrió entonces? Al verter ese comentario en Twitter, Cristina Kirchner, provocó las iras de multitud de ciudadanos chinos que no le pillaron la gracia al chiste y que realmente se sintieron agraviados. Debido al aluvión de críticas recibidas, la presidenta pidió disculpas, y he aquí, un claro ejemplo de que “errar en redes sociales es noticia si eres político”.

¿Es oportuna y necesaria la presencia de políticos en redes sociales?

Tratemos el caso español. La gran mayoría de los políticos se han visto absorbidos por la vorágine que supone estar hiperconectado vía redes sociales, algunos han adoptado tener presencia en ellas de forma voluntaria, en un ejercicio de comunicación horizontal con usuarios y tuiteros, y otros se han visto empujados a hacerlo, así, la consultora especializada en comunicación política y estratégica, Elena Barrios, en su ponencia “Políticos en redes sociales. ¿Es posible la conversación?” afirma que la actividad de los principales dirigentes políticos en las redes sociales demuestra que están ahí “más por obligación que por devoción”.

Es decir, en algunos casos, no es menester generalizar, los políticos no tienen presencia en Twitter por placer, ni siquiera plantearemos la cuestión de si es de su agrado o no interactuar en redes sociales y el propósito con el que lo hagan. Barrios añade que los políticos “han debido emigrar rápidamente a un entorno que no conocen y mucho menos comprenden. Su llegada se ha producido de una manera abrupta. Sobreactúan en el mundo digital con modos y costumbres de otros medios: trasladan en la red la propaganda, la imposición de mensajes y la ausencia de diálogo que practican a menudo en sus partidos. Ni entienden ni creen en el medio. Y su presencia, en muchos casos, chirría.” Además, hay que tener en cuenta que muchos políticos no controlan su propia cuenta, lo hacen personas contratadas para ello. Cuestión que le añade más gracia al asunto.

Mariano

La oportunidad que ofrece Twitter como medio de comunicación para conectar usuarios y la posibilidad de situar a políticos cerca de ciudadanos que les votan está siendo desaprovechada, pero deberíamos remarcar que los que ocupan puestos en las administraciones están ahí para servir al ciudadano. Como mínimo, al recibir esa responsabilidad deberían atender las demandas de información y cuestiones que les presentan sus semejantes.

Los políticos no han entendido como funciona Twitter y como consecuencia, Barrios destaca “esta incomprensión se traduce en graves errores de comunicación en los que el objetivo final que se perseguía no es conseguido o incluso llega a tener un efecto boomerang”. Pero, además de “errores graves” de comunicación le añadimos que en determinadas circunstancias a cualquiera se le puede escapar el dedo y acto seguido difundir un mensaje que no se quería divulgar, nadie está exento de “meter la pata”.

Valenciano

“Queda patente la falta de visión global que los políticos tienen sobre lo que significa y suponen para los internautas el uso político de las redes sociales. En un entorno excesivamente crítico con todo lo establecido, (…) los políticos y sus partidos han aterrizado sin paracaídas ni diccionario”, señala Barrios. La actuación de los partidos y los políticos en la mayoría de las ocasiones, porque siempre hay excepciones a la regla (@agarzon y @JoseantonioJun), se traduce en evasión de la crítica y en arenga de filas con un propósito claro de autobombo.

En un artículo publicado en ABC.es, la experta en redes sociales, María Bretón, no opina de forma muy distinta, de hecho cataloga la actividad tuitera de los políticos como de “suspenso general” y añade que éstos solo entran en las redes sociales “cuando toca, es decir, cuando hay elecciones (…) ahora ya no meten la pata tanto como antes, pues parece que les han enseñado el funcionamiento de las herramientas, pero todavía les queda pendiente aprender para qué sirven de verdad las redes sociales».

Este año en España se celebraran tantos comicios y elecciones que conforme salgamos del colegio electoral que tengamos asignado para votar tendremos que volver a entrar para ejercer otra vez nuestro derecho a depositar una papeleta en una urna. Se avecina mucha actividad en Twitter. Tuiteare humanun est. Errare humanun est.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s