La ONG israelí B’tselem presentó su informe sobre ataques de la Operación Margen Protector

Por Juan Ignacio Mazzoni (@ultratrash)

La ONG israelí B’tselem presentó su informe “Bandera Negra: las implicaciones legales y morales de la política de atacar edificios residenciales en la Franja de Gaza, verano 2014” sobre el impacto de la ofensiva israelí en la población civil gazatí a raíz de la Operación Margen Protector. El documento se basa en 606 casos investigados por la ONG, de los cuales un 70% eran civiles de menos de 18 o más de 60 años.

B’tselem tiene como misión “documentar y educar al público y a los agentes políticos israelíes sobre las violaciones a los derechos humanos en los Territorios Ocupados, combatir el fenómeno de la negación prevaleciente en el público israelí y ayudar a crear una nueva cultura de derechos humanos en Israel“. La organización recibe casi toda su financiación a través de donaciones desde el extranjero, principalmente de Europa y de organismos internacionales.

La Operación Margen Protector comenzó el 8 de julio de 2014. Su desencadenante fue el hallazgo de los cadáveres de tres adolescentes israelíes que habían sido raptados a inicios de junio. Las Fuerzas de Defensa Israelíes adjudicaron la autoría del secuestro a Hamas, que negó su vinculación con el hecho. A los bombardeos sobre Gaza se sumaron operaciones terrestres y marítimas, que fueron respondidas desde territorios palestinos con el lanzamiento de 4.000 cohetes, principalmente a objetivos civiles israelíes.. El alto el fuego llegó recién luego de 50 días.

Civiles de la localidad de Beit Hanoun escapan de los ataques israelíes durante un breve alto el fuego con fines humanitarios durante la ofensiva del verano 2014 Créditos: B'tselem/Muhammad Sabah
Civiles de la localidad de Beit Hanoun escapan de los ataques israelíes durante un breve alto el fuego con fines humanitarios durante la ofensiva del verano 2014 Créditos: B’tselem/Muhammad Sabah

El conflicto significó la muerte de 2.200 palestinos (incluyendo centenas de niños) y la destrucción de 18.000 hogares, que dejó alrededor de 100.000 personas sin techo, según estimaciones de Naciones Unidas, Casi medio millón de personas quedó sin acceso a agua potable. Un 70% de las víctimas palestinas eran civiles.

Los ataques palestinos cobraron la vida de cinco civiles (entre ellos, un niño de cuatro años) y de 67 soldados israelíes.

En el informe Bandera Negra, B’tselem señala que las fuerzas israelíes se escudan en un concepto muy amplio de lo que puede ser considerado o no un objetivo militar que no es conforme al derecho internacional humanitario (DIH) Asimismo, las acusan de tener una interpretación muy flexible de la interpretación del daño colateral legal a raíz de los ataques. Para la organización, el porcentaje de civiles es desproporcionado como para que pueda considerarse como un daño secundario. Por último, B’tselem denuncia que las alertas emitidas para la evacuación de la población civil fueron insuficientes o no eficaces. La organización sostiene que todo ello constituye una grave violación al DIH.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu afirmó en la Asamblea General de Naciones Unidas en septiembre queno hay ninguna otra nación o ejército que haya ido más lejos para evitar las muertes de civiles entre sus enemigos, a la vez que criticó la investigación que el Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas inició sobre el conflicto. Las autoridades israelíes culpan a Hamas de escudarse en la población civil para realizar sus ataques.

Mientras que B’tselem coincide en que Hamas no se ciñó al DIH, sostiene en cambio que no es un argumento válido para justificar el daño a los civiles: La organización en el resumen de su informe expone que aceptar una cosa así “significaría que no hay restricción alguna para la acción israelí, y que cualquier método que elija para responder a las operaciones de Hamas es legítimo, no importa cuán horripilantes sean las consecuencias. Esta interpretación es irracional, ilegal y despoja de sentido el principio de que las violaciones del DIH cometidas por una de las partes no eximen a la otra de sus obligaciones hacia la población y objetivos civiles“.

En una entrevista a IBA News, el canal de noticias público de Israel, el director de B’tselem, Hagai El-Ad, declaró: “Cuando uno examina el cuadro globalmente, el gran número de bombardeos en las casas de los habitantes de Gaza, es imposible no llegar a la conclusión de que esto fue una política. No fue una decisión tomada desde abajo, sino una política aprobada por las cúpulas, por el comando militar y por los líderes civiles que siguieron con ella a lo largo de la ofensiva militar“.

Al respecto en el resumen del informe, B’tselem asevera: “Incluso si los líderes políticos y militares pensaban que esta política iba a hacer terminar los ataques contra las comunidades israelíes, no deberían haberla implementado no solo por sus consecuencias previsibles y horripilantes, sino por la bandera negra de la ilegalidad que flamea sobre ella“.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s