La apología de la “saudade” brasileña

Por Alba Gil

Dicen que algunos sentimientos tienen forma, como la que el genio João Gilberto dio a sus melodías para crear la bossa nova o la que el poeta Carlos Drummond de Andrade inmortalizó en sus versos. Formas que impregnan personalidades y que marcan una forma de ser. La “saudade” brasileña es uno de ellos.

Una emoción sobre la que se ha cantado, en verso y en prosa, sobre la que han teorizado litros de tinta, que se ha alabado e insultado, reconocido y descartado y que, después de todo, sigue constituyendo uno de los símbolos de identidad de la mayor comunidad lusófona del mundo.

Pero un concepto de tamaña dimensión viene de la mano de tópicos igual de arraigados, como la ciega creencia de que la palabra “saudade” sólo existe en portugués y se caracteriza, precisamente, por su imposibilidad de traducción a otras lenguas, incluso romanas.

Rastreo del hashtag #diadasaudade del 30/1/15 al 5/2/15
Rastreo del hashtag #diadasaudade del 30/1/15 al 5/2/15

Aseguraba el escritor Osvaldo Orico, miembro de la Academia Brasileña de las Letras que “ninguna palabra traduce satisfactoriamente la amalgama de sentimientos que es la saudade”, aunque reconocía que se trata del “sentimiento particular de una cultura o de una característica universal”.

En realidad, tal como insisten fervientemente los lingüistas cada vez que pueden, el término “saudade” sí tiene equivalentes en otros idiomas, como “echar de menos” en español, “nostalgia” en inglés o “Sehnsucht” en alemán, aunque cada una de ellas, como la propia cultura, implica connotaciones y matices distintos.

No en vano “saudade” fue catalogada diez años atrás por la comunidad de expertos como la séptima palabra más difícil de traducir del mundo.

Para las gentes del mayor país suramericano, famosas por su carácter pasional y su fuerte temperamento, en ocasiones desbocado, “saudade” es el sentimiento que el cuerpo exprime cuando recuerda momentos que jamás volverán a repetirse, espacios y personas hoy inexistentes o que han sido profundamente modificadas por el tiempo.

Una tensión temporal y espacial que nace de la pérdida de algo o alguien querido, un luto que sólo se supera a través del arte del recuerdo.

Un arte inmortalizado en el rostro de una novia antes de subir al altar, en el mágico instante en el que dos niños comparten un secreto, en la escena congelada de una procesión carnavalesca o en la silueta de una habitación abandonada.

Fuente: Itaú Cultural
Fuente: Itaú Cultural

Detalles de la vida ordinaria que visitan Sao Paulo ‘A arte da lembrança – a saudade na fotografia brasileira’ y le proponen un recorrido para descubrir eso que tenemos dentro y no sabemos explicar.

Retratos y escenas en 120instantáneas de 36 fotógrafos brasileños que remiten al “espacio efímero de una fuga eterna” y que unen la vertiente material e inmaterial de la “saudade” a través de la poética del amor existencial, la cotidianeidad, el vacío o la muerte.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Una exhibición para sentir y recordar las palabras de un enamorado João Gilberto cuando cantaba: “va mi tristeza y le dice a ella que sin ella no puede ser, le ruega que regrese porque no puedo sufrir más”, así que… “basta de saudade”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s