Pago en bitcoins a través de un smartphone / L.R.

El Bitcoin que viene no se llama Bitcoin

La más popular de las criptomonedas digitales ha dejado la puerta abierta a innovaciones con tintes distópicos, como la plataforma Ethereum, cuya versión de prueba fue lanzada la semana pasada y se presentará en marzo.

Parecía que Bitcoin se había convertido en mainstream, desde luego no en uso pero sí en conocimiento del concepto. Los medios no especializados se habían acostumbrado a escribir sobre esta moneda digital hasta el punto de dedicarle su propio tag, la avanzadilla digital diagnosticaba su próxima defunción, e incluso una serie de televisión tan popular como The Good Wife le había dedicado un capítulo.

Sin embargo, el futuro del Bitcoin no se llama Bitcoin, o no necesariamente. Hace poco Bill Gates comentó en Reddit su interés por la idea de las monedas digitales, pero se distanció de Bitcoin opinando que es prioritario pensarlas de tal modo que puedan llegar a todo el mundo, así como garantizar que no se utilizaran para financiar actividades ilícitas. Incluso los defensores más acérrimos de la criptomoneda, como  el trader ligado a la Bitcoin Foundation Félix Moreno, recuerdan que “si no te gusta Bitcoin, hay todo un mundo de criptomonedas entre las que elegir que han surgido gracias a la tecnología de Bitcoin”.

Aunque por el momento Bitcoin es la única moneda digital con la que se pueden comprar casi de todo, existen numerosas monedas alternativas / L.R.
Aunque por el momento Bitcoin es la única moneda digital con la que se pueden comprar casi de todo, existen numerosas monedas alternativas / L.R.
Infografía Ethereum
Principales claves y enlaces sobre Ethereum, el “Bitcoin 2.0”– Infografía / L.R.

Una de esas posibles competidoras, que lleva un año siendo escrutada por los aficionados a las monedas alternativas, es la tecnología de Ethereum. Aunque hay que matizar que Ethereum no aspira a ser una nueva moneda digital sino algo mayor: un protocolo que permita construir cualquier tipo de sistema basado en el consenso descentralizado, desde una divisa virtual hasta un registro de propiedad, pasando por sistemas de voto o almacenes de contratos inteligentes. Esto es posible gracias a su gran diferencia con Bitcoin: este nuevo protocolo es totalmente programable, lo que significa que sus posibilidades no se agotan en el intercambio monetario. Una versión de prueba de Ethereum ya está disponible, y la presentación prevista para marzo.

minado
La cadena de bloques se basa en el reparto de tares matemáticas, un trabajo que en el universo Bitcoin se conoce como “minado” / L.R.

La clave del interés suscitado por las tecnologías herederas del Bitcoin es la cadena de bloques. Esto significa que en Bitcoin no hay un regulador equivalente a un banco central, sino que es la comunidad de usuarios quien valida cada transacción. ¿Cómo? Mediante el reparto de complicadas tareas criptográficas entre los ordenadores de la red. Ethereum quiere aprovechar un sistema similar para validar no solo transacciones de dinero virtual, sino cualquier otro tipo de intercambios. Incluso IBM está desarrollando un proyecto basado en la tecnología de la cadena de bloques, para el cual se ha interesado por Ethereum.

La idea de Ethereum fue presentada hace un año por un desarrollador de solo 20 años, Vitaly Buterin. A pesar de no ser aún más que una etérea posibilidad, como su propio nombre sugiere, el proyecto consiguió en crowdfounding el año pasado bitcoins por valor de más de 15 millones de dólares. Este interés está plasmado en redes sociales como Twitter o Reddit, donde existe una activa comunidad en torno al tema.

El aspecto más interesante de esta tecnología es quizás la posibilidad de implantación de contratos e incluso leyes inteligentes, señala Jorge Vallet, coordinador de la reunión de Ethereum Madrid. Para él los llamados “Smart contracts” son la “piedra angular” del proyecto de Ethereum. La premisa es la siguiente: es posible “programar” que una cierta cláusula entre en vigor (se ejecute) cuando se dé una circunstancia concreta, y que ese acuerdo quede almacenado en esa imborrable cadena de información validada por una red. La ciencia ficción lleva mucho tiempo especulando con una tecnología así, que, en última instancia, podría dejar sin trabajo a un buen número de notarios e incluso abogados.

 “No sé muy bien lo que va a pasar, lo que sí es seguro es que Ethereum ha generado una gran expectativa”, añade Vallet respecto al incierto futuro de esta versión 2.0 del Bitcoin. Para él, el proyecto está siendo “un gran catalizador de innovación”, en el sentido de que ha puesto a pensar a muchos desarrolladores “futuristas” en posibilidades que antes no estaban sobre la mesa. Lo que está por ver es si en este caso el éter puede cristalizar en realidades concretas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s